Siete recetas para una semana vegana

Cada vez más personas se están convirtiendo a una dieta vegana. Las razones son múltiples: puede haber razones éticas, motivadas por el amor a los animales o el respeto por la naturaleza, pero también razones de salud. De hecho, los expertos han estimado que un abuso de productos lácteos y carnes puede contribuir a la aparición de diversas enfermedades, sobre todo en los individuos que predisponen.

Si la nutrición vegana te intriga, seguro encontrarás estas siete recetas útiles, que te permitirán entender, en una semana, si estás dispuesto a renunciar a la carne y sus derivados. De hecho, la dieta vegana es a menudo víctima de la confusión y la ignorancia: muchos piensan erróneamente que es sinónimo de sacrificio y renuncia, y que no permite la correcta ingesta de los nutrientes necesarios. Todo esto es absolutamente falso, o al menos no cuando se sigue concienzudamente la dieta vegana. Ante la duda, el mejor consejo es contactar con un nutricionista, quien te explicará qué comer para que tu cuerpo no se vea privado de los nutrientes que necesita.

El asesoramiento profesional es particularmente necesario cuando la dieta vegana se aplica a niños o adolescentes en desarrollo. Por lo general, tampoco se recomienda para mujeres embarazadas o en período de lactancia. Sin embargo, hemos elaborado un menú semanal completo y vegano, que te ayudará a comprender cómo es posible prescindir de los derivados animales sin pasar hambre.

Inmediatamente te darás cuenta de que es posible seguir una dieta vegana deliciosa y completa sin destacar por tus habilidades culinarias. Alternativamente, para simplificar las cosas, puede decidir preparar sus recetas veganas con la Thermomix o cualquier otro dispositivo que sirva como ayuda para la preparación de alimentos. A menudo, estos dispositivos vienen con un libro de cocina dedicado, pero seguramente encontrará otros en Internet que lo inspirarán. Entre otras cosas, no es difícil transformar una receta “omnívora” en una alternativa vegana, ¡solo un poco de imaginación!

A menudo, la dieta vegana se asocia a las ensaladas y, por tanto, a un sentimiento de tristeza en la mesa. ¡Esto no es absolutamente cierto! Hay muchas formas de aderezar una ensalada, tanto en invierno como en verano, convirtiéndola en un alimento completo y sabroso que satisface hasta a los más voraces. Algunos ingredientes muy buenos en las ensaladas son las coles de Bruselas, zanahorias, pimientos, champiñones, pero también espelta, cuscús, acelgas y achicoria. En resumen, la imaginación no tiene límites. Lo mismo ocurre con las salsas y aderezos. Ahora hay muchas salsas en el mercado para alternativas veganas, desde mayonesa hasta mostaza. Alternativamente, puede decidir preparar los condimentos usted mismo para personalizarlos a su gusto.

  • Las pastas y los risottos no son una excepción. Incluso estos primeros platos, considerados tradicionales y tan queridos por la cultura gastronómica italiana, pueden resultar sabrosos y saludables incluso en una clave vegana. Se trata de platos sencillos, que no requieren aparatos complicados como una batidora, y todos son muy rápidos de preparar.
  • Farfalle con nata, maíz, aceitunas y alcachofas. Para una alternativa saludable, aliña la pasta sin nata, de lo contrario encontrarás en el mercado versiones vegetales más ligeras que la a base de derivados lácteos. Puedes decidir servir este plato frío, evitando así la crema y ofreciéndolo como una sabrosa ensalada para el verano.
  • Tallarines de zanahoria y calabacín. Estrictamente sazonada con salsa de soja o salsa agridulce, a la vez sabrosa y sobre todo vegana. Los fideos pueden ser de soja o arroz. Para una alternativa más italiana, reemplace los fideos con espaguetis o linguini. ¡Éxito garantizado en la mesa!
  • Risotto de calabaza y perejil. Un otoño siempre verde, cuando la calabaza es la reina en nuestras mesas. El perejil realza el sabor de la calabaza y la hace más apetecible incluso para los más pequeños. Dado que este es un plato vegano, no tendrá que usar queso o mantequilla para batir el risotto. Puede intentar usar aceite de oliva virgen extra o mantequilla vegetal. Sin embargo, si está usando arroz para el risotto, no es necesario batirlo.
  • Tagliatelle al pesto. El pesto por excelencia es el de albahaca, piñones y parmesano, originario de Liguria. Sin embargo, puede experimentar con diferentes alternativas, por ejemplo, utilizando soja, tomates secos, pero también muchos otros alimentos sabrosos. ¡En línea, encontrarás muchas ideas para reinventar el pesto al estilo vegano! De lo contrario, aún puede ofrecer el pesto de albahaca tradicional, pero evite usar queso. Puedes hacer pesto en casa o comprar pesto ya preparado en cualquier supermercado. Para los más pequeños, recomendamos utilizar pasta corta en lugar de tagliatelle, ya que estos últimos pueden ser más difíciles de comer de forma independiente.
  • Pennette con alcachofas y rúcula. Rocket es la reina indiscutible del verano, y no todo el mundo sabe lo bien que se pone con las alcachofas. Para reinventar esta receta, puede intentar usar alcachofas en aceite (para que no sea necesario limpiarlas) e intentar usar arroz frío o cebada en lugar de la pasta. A los niños les encantará y también comerán y disfrutarán las verduras.
  • Sándwiches con hamburguesa de soja. Las hamburguesas de soja también se pueden hacer en casa, y hacerlas es muy fácil. En línea, también encontrará recetas alternativas que en lugar de soja incluyen legumbres. A continuación, puede condimentar el sándwich a su gusto con tomates, verduras frescas de temporada y salsas. Si no tiene tiempo para hacer hamburguesas en casa, encontrará varias alternativas en el mercado, a menudo en la sección de congelados. Siempre verifique los ingredientes para asegurarse de que está comprando alimentos saludables, con la cantidad correcta de calorías y nutrientes especialmente para los más pequeños.
  • Albóndigas con lentejas. Esta receta también es muy útil para dejar que los más pequeños coman verduras. Preparar las albóndigas es muy sencillo y, dada la composición de las lentejas, no necesitarás queso ni huevos para unir todos los ingredientes. Si no te gustan las lentejas o prefieres una alternativa menos invernal, puedes probar con berenjenas o garbanzos.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad